La Confederación Hidrográfica del Júcar, O.A., autoriza el trasvase de 18,8 hm3 a través de la conducción Júcar- Vinalopó

  • ​La autorización consolida la puesta en marcha efectiva de la infraestructura iniciada el año pasado, multiplicando por cinco el volumen suministrado en dicho año, permitiendo el envío de agua a los usuarios integrados en la Junta Central de Usuarios del Vialopó-Alacantí y Consorcio de la Marina Baja. Dicho envío de agua tiene previsto iniciarse el próximo martes 24 de mayo

  • Supondrá un alivio para los acuíferos de la zona declarados sobreexplotados en 2020, permitiendo a la vez mantener el regadío de las comarcas del Alto y Medio Vinalopó

  • El caudal ecológico del Júcar se respetará en todo momento, lo que garantiza que no existan afecciones medioambientales a ecosistemas asociados, como la Albufera

  • Se establece un valor para la tarifa de riego del agua bombeada de 0,295 €/m3, para 2022, para que pueda ser asumible por los usuarios del trasvase


23 de mayo del 2022.- La Confederación Hidrográfica del Júcar autoriza el trasvase de un volumen de 18,8 hm3 a través de la conducción Júcar-Vinalopó, siendo sus beneficiarios los usuarios integrados en la Junta Central de Regantes del Vinalopó-Alacantí y Consorcio de la Marina Baja. Esta autorización supone la confirmación de la puesta en marcha del trasvase Júcar-Vinalopó iniciada el año pasado y supondrá un primer paso para la recuperación de los acuíferos sobreexplotados, así como el aseguramiento de un precio asequible para dichos usuarios finales del sector primario.

Antecedentes
Las comarcas del Alto y Medio Vinalopó, que forman parte del sistema de explotación Vinalopó-Alacantí, vienen sufriendo, en cuanto a las masas de agua se refiere, afecciones medioambientales importantes desde los años 50. En esas fechas, el desarrollo económico de la zona trajo como consecuencia un aumento de la población, así como el desarrollo agrícola con el aumento de la superficie regada, y en la cual se fue utilizando progresivamente mejoras en las técnicas de prospección y extracción de agua. Esta situación implicó un aumento progresivo de las presiones tanto sobre las masas de agua superficiales, llegando incluso a que el caudal circulante en el río Vinalopó desapareciera, así como sobre las subterráneas, pues las excesivas extracciones provocaban descensos muy acusados en los niveles piezométricos.

Esta situación ha llegado hasta hoy día, provocando que gran parte de las masas de agua subterránea de la cuenca del Vinalopó se encuentren en mal estado cuantitativo, especialmente en las comarcas del Alto y Medio Vinalopó. Se ha llegado a situaciones insostenibles, pues el valor medio de las extracciones duplicaba, y en algunos casos, sextuplicaba, los recursos disponibles. Los niveles piezométricos, siempre en tendencia negativa, llegaron en algún caso a sufrir descensos superiores a 350 metros. Tal dinámica ha conducido a la declaración de seis masas de agua subterránea en riesgo de no alcanzar el buen estado cuantitativo, para las que se están confeccionando programas de recuperación de dicho buen estado.

Con el objetivo de dar una solución conjunta a los problemas que plantea el déficit hídrico estructural que presenta esta zona y, a su vez, conseguir su sostenibilidad en el tiempo, la Confederación Hidrográfica del Júcar ha autorizado el trasvase de 18,8 hm3 a traves de la conducción Júcar-Vinalopó para los usuarios de regadío integrados en la Junta Central de Usuarios del Vinalopó, L’Alacantí y Consorcio de la Marina Baja.

Este trasvase supondrá un alivio para los acuíferos sobreexplotados, permitiendo mejorar sus niveles piezométricos. Esta autorización supone, además, la confirmación de la puesta en marcha del canal Júcar-Vinalopó iniciada el año pasado, multiplicándose por cinco el volumen que se autorizó entonces. Es el mayor trasvase realizado hasta el momento a través de dicha infraestructura.

En la tabla siguiente podemos ver la evolución histórica de los volúmenes suministrados a través del Trasvase Júcar-Vinalopó desde su construcción hasta hoy.


La captación se realizará en el azud de La Marquesa, situado en Cullera (Valencia), en el río Júcar, correspondiendo a aguas superficiales excedentarias del mismo. Esto permitirá ser respetuoso con el caudal ecológico del Júcar y con sus ecosistemas asociados, especialmente con la Albufera.

Los beneficiarios directos del trasvase serán:

 


Será la sociedad estatal Acuamed la encargada de bombear el volumen que se autoriza, incluyendo las posibles pérdidas que se produzcan en la conducción. Este envío de agua tiene previsto iniciarse el próximo martes, 24 de mayo. Una vez llegada el agua, la distribución de ésta a los usuarios finales será responsabilidad de la Generalitat Valenciana.


Tarifa de riego asumible por los usuarios
En el caso concreto del trasvase Júcar-Vinalopó, esta infraestructura realiza el bombeo de agua salvando una importante diferencia de cota entre origen y destino, y que provoca un importante incremento del coste del agua que pasaría de unos 0,30 euros/m3 a 0,85 euros/m3, lo que hace que sea muy difícil de asumir por los usuarios.

En el contexto actual de escalada de precios que están soportando las explotaciones agroalimentarias, se hace necesario adoptar medidas que apoyen su viabilidad. Por ello, y dentro del conjunto de medidas de apoyo al sector primario que el Gobierno de España ha tomado, se incluye el establecimiento de una tarifa asumible para los usuarios del Canal Júcar-Vinolopó, y que posibilite la viabilidad de sus explotaciones.

Así pues, en el artículo 10 del Real Decreto-ley 4/2022, de 15 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes de apoyo al sector agrario por causa de la sequía, establece que para los usuarios de la Conducción Júcar-Vinalopó, la tarifa de riego tendrá un valor de 0,295 €/m3 (IVA excluido) para el año 2022. El lugar de aplicación de esta tarifa es “el punto de conexión con el postrasvase” según marca el artículo, lugar desde donde se produce la distribución hasta los usuarios finales.


Datos técnicos del trasvase
La Conducción Júcar-Vinalopó es una infraestructura declarada de interés general del Estado, cuyo objetivo principal es la transferencia de caudales sobrantes desde el río Júcar hasta la cabecera de la cuenca del río Vinalopó, en las inmediaciones del municipio de Villena (Alicante). Estos caudales permitirán paliar la grave sobreexplotación de los acuíferos de las comarcas alicantinas del Alto, Medio y Bajo Vinalopó.

El trasvase tiene una longitud aproximada de 95 km. Incluye 2 túneles; grandes tuberías de transporte, con diámetros de 1.800 y 1.900 mm; 4 estaciones de bombeo, con un total de 45 MW de potencia instalada; y 3 balsas intermedias de regulación, con un volumen total de 300.000 m3, entre otras.

El presupuesto total de la conducción supera los 335 millones de euros, habiendo financiado la Comisión Europea la construcción con 120 millones de euros. Casi 62 M€ fueron financiados con créditos bancarios y el resto (algo más de 153 millones) con fondos propios de ACUAMED. Las pruebas de funcionamiento de la globalidad de la infraestructura se llevaron a cabo entre noviembre y diciembre del año 2010.

 

 Estación de bombeo y balsa Panser, en Llaurí


 

Palmera de agua en Llanera



Situación de los acuíferos
La Confederación Hidrográfica del Júcar tiene el compromiso de paliar la situación existente en determinadas masas de agua subterránea del sistema Vinalopó-Alacantí, que se encuentran en riesgo de no alcanzar un buen estado cuantitativo y en las que se viene produciendo una situación de descenso continuado de los niveles piezométricos. Así, en la Junta de Gobierno de la Confederación Hidrográfica del Júcar, O.A., en su reunión de 22 de septiembre de 2020, adoptó, entre otros, el acuerdo de declarar seis masas de agua subterránea en riesgo de no alcanzar el buen estado cuantitativo. Estos acuerdos fueron publicados en el Boletín Oficial del Estado de fecha 8 de octubre de 2020, y venían referidos a las siguientes masas: 080.173 Sierra del Castellar, 080.181 Sierra de Salinas, 080.189 Sierra de Crevillente, 080.174 Peñarrubia, 080.160 Villena–Benejama y 080.187 Sierra del Reclot.

Consecuentemente a esta declaración de sobreexplotación, está previsto que la Junta de Gobierno de la Confederación Hidrográfica del Júcar apruebe en este primer semestre de 2022 un programa de actuación para la recuperación del buen estado de cada una de estas seis masas de agua. Estos programas de actuación establecerán las medidas que sean necesarias para la recuperación de su buen estado cuantitativo, y actualmente se encuentran en fase de contestación a las alegaciones una vez redactados. Mientras se produce su aprobación, se podrían adoptar las limitaciones de extracción, así como las medidas de protección de la calidad del agua subterránea que fueran necesarias como medida cautelar.

 

Ejemplo de evolución de los niveles piezométricos en la masa de agua 080.181 Sierra de Salinas. Puntos 08.42.003, 08.42.008, 08.42.035 y 08.42.036. Fuente: Diputación de Alicante.



Avda. Blasco Ibáñez, 48
46010 - Valencia
Tel: 96 393 88 00
Fax: 96 393 88 01
E-mail: contacto@chj.es

Copyright © Confederación Hidrográfica del Júcar, O.A.