Abierto el plazo de consulta pública del borrador del nuevo Plan de Gestión del Riesgo de Inundación de la Demarcación del Júcar (2º Ciclo) con horizonte 2027

  • ​Estos planes son una herramienta fundamental para reducir el riesgo de inundación durante los próximos seis años.

  • La mejora del conocimiento y la sensibilización, el incremento de las aplicaciones tecnológicas y la coordinación con las autoridades de Protección Civil son algunas de las prioridades.

  • Este nuevo ciclo contempla medidas que mejoren el estado de las masas de agua en la Demarcación Hidrográfica del Júcar por un importe de 160 millones de euros.

  • Cualquier interesado podrá enviar alegaciones y comentarios a través de la página web del Organismo de cuenca durante los próximos tres meses.


30 de junio 2021.- La Confederación Hidrográfica del Júcar, organismo autónomo del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, inicia el proceso de información pública para la revisión y actualización del Plan de Gestión del Riesgo de Inundación (PGRI), una herramienta fundamental para reducir el riesgo de inundación durante los próximos seis años en la Demarcación.

El documento “Propuesta de proyecto de Plan de Gestión del Riesgo de Inundación” estará disponible para consulta pública en el sitio web oficial de la Confederación Hidrográfica del Júcar por un periodo de tres meses. Los interesados podrán enviar durante este tiempo comentarios y alegaciones en la página web de este Organismo de cuenca.

La inversión prevista en la Demarcación Hidrográfica del Júcar para este segundo ciclo del PGRI, correspondiente a los próximos seis años, es de 160 millones de euros.

Estos Planes de Gestión del Riesgo de Inundación, que serán específicos para cada una de las demarcaciones hidrográficas en España, acompañan a los Planes Hidrológicos de tercer ciclo, también ahora en consulta pública.

MEJORA DEL CONOCIMIENTO Y CONCIENCIACIÓN

El principal objetivo de estos Planes es lograr una actuación coordinada entre las administraciones y la sociedad para reducir las consecuencias negativas de las inundaciones. Para ello, estos documentos recogen medidas para todas las fases del ciclo de gestión del riesgo (prevención, protección, preparación y recuperación).

La preparación ante las inundaciones, el incremento de la percepción del riesgo, la adopción de estrategias de autoprotección y una mayor sensibilización son esenciales para aplicar con éxito las medidas que se contemplan en el PGRI, por lo que una de las acciones más importantes previstas
en este ciclo es la elaboración e implantación de una Estrategia Nacional de Comunicación del riesgo de inundación y adaptación al cambio climático.

Para este segundo ciclo del PGRI se ha mejorado también la identificación de los elementos en riesgo (hospitales, colegios, centros de mayores, lugares de concurrencia pública destacada, instalaciones de energía, infraestructuras ferroviarias, aeroportuarias, etc.) en estrecha colaboración con las autoridades de Protección Civil, siendo ahora la información que ofrecen los mapas de riesgo más precisa y ajustada a las necesidades de la gestión en la emergencia. En concreto, se han localizado 247 centros educativos, 46 centros asistenciales, 4 hospitales y 1 aeropuerto en las zonas inundables de mayor riesgo.

Esta mejora de conocimiento ha supuesto, además, una determinación más precisa del número de habitantes que pueden verse afectados. Se estima que en el ámbito de la Demarcación Hidrográfica del Júcar puede haber 468.414 personas viviendo en las zonas inundables de mayor riesgo, lo que supone un incremento de 54.676 respecto a las estimaciones realizadas en los Planes del primer ciclo.

ADAPTACIÓN AL CAMBIO CLIMÁTICO

Los PGRI también profundizan en el estudio del impacto del cambio climático, de acuerdo con la Directiva de Inundaciones y la Ley de Cambio Climático y Transición Energética.

Los daños por inundaciones están incrementándose a lo largo del tiempo, por lo que es necesario aumentar el conocimiento en los efectos del cambio climático sobre el riesgo de inundación, a través de su influencia en el régimen de precipitaciones máximas y leyes de frecuencia de caudales, principalmente.

Uno de los componentes estratégicos del Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático de 2º Ciclo para la acción en materia de adaptación es la integración de propuestas en los distintos planes, programas y normativa de carácter sectorial. Entre las estrategias y planes que se prevé actualizar para incorporar o reforzar el enfoque adaptativo en materia de inundaciones, se encuentran los planes hidrológicos de cuenca y los planes de gestión del riesgo de inundación, entre otros planes relacionados con el agua.

PREDICCIÓN DE AVENIDAS Y SISTEMAS DE ALERTA

De acuerdo con el Plan Estatal de Protección Civil ante el Riesgo de Inundaciones, los sistemas de alerta meteorológica, tanto de inundaciones de origen fluvial como debidas a temporales marítimos, son elementos esenciales a la hora de estar preparados y poder actuar en eventuales situaciones de riesgo. También los sistemas de información hidrológica y los sistemas de previsión de temporales marítimos son herramientas fundamentales al servicio de las Administraciones implicadas en la gestión de las inundaciones.

Este objetivo general va encaminado, por un lado, a la mejora de la coordinación, modernización y optimización de los sistemas existentes y, en la medida de lo posible, a la profundización en los Sistemas de Ayuda a la Decisión (SAD) que permitan la mejora, por ejemplo, de la gestión de los embalses en situaciones de avenidas; todo ello, como complemento a los sistemas de información disponibles y en coordinación con los mapas de peligrosidad y riesgo ya confeccionados.

SOLUCIONES BASADAS EN LA NATURALEZA

En los planes de gestión del riesgo de inundación se potencia la tipología de medidas conducentes a mejorar el estado de las masas de agua, reforzadas también por la obligación de cumplir los objetivos ambientales de la Directiva Marco del Agua, por lo que aumenta considerablemente la necesidad de enfocar la gestión del riesgo de inundación hacia medidas no estructurales, sostenibles y eficientes. Se trata, entre otras actuaciones, de soluciones basadas en la naturaleza como la restauración fluvial, infraestructuras verdes y medidas asociadas, como las de retención natural de agua, de forma compatible con aquéllas adoptadas en el ámbito de la Directiva Marco del Agua.

Puesto que las inundaciones son fenómenos naturales que no pueden evitarse, las medidas para reducir el riesgo deben ir encaminadas hacia la disminución de la vulnerabilidad de los bienes expuestos a la inundación, lo que hace necesario estudiar diferentes escenarios frente al cambio climático de cara a futuras revisiones.

OBRAS DE PROTECCIÓN FRENTE A INUNDACIONES

En la revisión de los PGRI de segundo ciclo se presentan a consulta pública los resultados de los estudios de coste beneficio de las principales obras de protección de inundaciones de interés general.

Los Planes también incluyen la ejecución de actuaciones que reducen la peligrosidad de forma puntual en zonas generalmente urbanas o que tienen una afección sobre infraestructuras que afectan a la seguridad de las personas. Está prevista la ejecución, en una primera fase, de las actuaciones prioritarias que cuentan ya con estudios de coste-beneficio favorables publicados en estos planes, a las que se irán sumando las actuaciones que se vayan estudiando y desarrollando durante este ciclo.

Avda. Blasco Ibáñez, 48
46010 - Valencia
Tel: 96 393 88 00
Fax: 96 393 88 01
E-mail: contacto@chj.es

Copyright © Confederación Hidrográfica del Júcar, O.A.