Confederación Hidrográfica del Júcar O.A

Historia 

 

La revolución liberal en España introdujo cambios en las relaciones sociales que también se manifestaron en la gestión y usos del agua. La despatrimonialización del agua introdujo y consolidó formas de privatización a través del régimen de concesiones. La ley de aguas de 1866 -y después la ley de 1879- primaron la iniciativa privada en la explotación del agua, reservando al Estado acciones subsidiarias o de interés general, provincial o local. Era un mareo normativo semejante al de otros estados liberales europeos.

No obstante, estos conocidos principios del liberalismo se atenuaron en España a principios del siglo XX por los pobres resultados obtenidos en la ampliación de regadíos. A partir de 1900, se produjo un giro en la política hidráulica que se reflejó de inmediato en los discursos políticos y en las dotaciones presupuestarias. Sorprende que este giro personalizado por Rafael Gasset no fuera acompañado de una nueva ley de aguas atenta a unos usos cada vez más complejos y a los nuevos conocimientos hidrogeológicos.

Entre 1865 y 1935, el Estado adquirió una creciente dimensión hidráulica que se reflejó en el organigrama de la Administración. Al mismo tiempo, las concesiones a nuevos usuarios (mayores demandas urbanas, captaciones subterráneas, aprovechamientos hidroeléctricos, etc.) movilizaron los recursos hídricos con una orientación claramente productivista. Los trabajos hidráulicos públicos y privados atendieron demandas crecientes en el marco de un proceso general de transformación y modernización de la sociedad española.

Embalse de Amadorio

 Embalse de Amadorio

A lo largo del período de 1865-1935, el actual territorio de la Confederación Hidrográfica del Júcar conoció -respecto a otras cuencas fluviales peninsulares- importantes singularidades por la dimensión de los regadíos históricos totalmente consolidados, por el dinamismo de la iniciativa privada en la captación de recursos subterráneos y por la pujanza de los aprovechamientos industriales. Precisamente estas variables hacen especialmente atractiva la revisión de los precedentes inmediatos de la Confederación Hidrográfica del Júcar (creada en junio de 1934 y constituida en julio de 1935).

Esta conferencia -redactada en el contexto conmemorativo del 60 aniversario de la constitución de la Confederación Hidrográfica del Júcar- pretende esbozar algunos referentes de la gestión del agua por parte de la dependencia administrativa creada en Valencia en 1865 como precedente de la actual Confederación, haciendo referencia a la labor de los técnicos hidráulicos y a la dinámica de los principales usuarios del agua entre 1865 y 1935.

La organización administrativa. Los técnicos

La labor hidrológica de los ingenieros

Los trabajos hidráulicos

Los ingenieros del Júcar y los usuarios del agua

El patrimonio hidráulico de la división

Conclusión